En este artículo volvemos a una zona que ya hemos visitado al menos en otras dos ocasiones en este sitio web; vamos a visitar los denominados “Jardines del Olimpo” o simplemente “El Olimpo”.  Se trataba de una zona, en un extremo del lujoso Campo de Volantín, una de las zonas más elegantes de Bilbao en la época, ¡¡ Hoy también !!,  y cercana a la plaza de La Salve.

En esta interesante imagen comtemplamos otros muchos puntos de interés como el todavía existente Palacio Olabarri a la derecha, el Colegio de La Salle en el centro así como las primeras instalaciones de la Cervecera La Salve a la izquierda y nuestro tranvía, el primero que pasó por nuestro barrio y primero en Euskadi también. Arriba a la izquierda la cumbre de Pikotamendi con el significado que posteriormente veremos.

La historia del lugar conocido como El Olimpo  es la siguiente:

“En el año 1888 don Enrique de Gana tenía un solar y una finca de su propiedad en el llamado Peñón de la Salve y emplea barrenos y explosivos para el desmonte del terreno y luego urbanizarlo. El Olimpo fue jardín, pista de patinaje y colegio de los frailes de la Salle a principios del siglo XX. También se montó un restaurante Olimpo que no debió tener mucho éxito, lo dirigía un Manville, una familia de franceses originarios de Burdeos.” [1]

Visita de La Reina de España a nuestro barrio donde se construyó un arco conmemorativo y donde contemplamos también El Olimpo.

Si bien quizás no tuviera el éxito requerido si se conoce que en el mismo se llevaron a cabo algunas reuniones remarcables como la que le proporcionaron al emprendedor y senador vizcaíno Víctor Chávarri un 19 de Julio de 1894  y a la que acudieron más de 260 personas entre lo más granado del mundo político y empresarial. [2] Es decir que era una zona “chic” de Bilbao y que ocupaba un promontorio que ayudaba también a obtener relativamente unas buenas vistas de Bilbao en una especie de  mini Parque o Jardines del siempre deseado y nunca ejecutado hasta esa fecha “Parque de Artxanda”.

En esta segunda imagen podemos ver un ángulo superior de la zona del  Olimpo y con mejores vistas sobre Bilbao. Algo contradictorio puesto que Olimpo significa “lo más alto entre lo alto”. Quizás algún emprendedor llegara a la conclusión de que, siendo las vistas una cualidad tan apreciada y en busca precisamente de un verdadero Olimpo, por qué no utilizar estos nuevos modos de transporte que ya llevaban cierto tiempo implantándose en Europa como eran los funiculares y que ya habían llegado al Estado español con el final del Siglo XIX. Y es lo que veremos en el próximo capítulo la aventura de Juan Alonso Allende de construir un funicular hasta la cima del monte Picota, precisamente desde ese punto que vemos en imagen cercano al viaducto ferroviario, intentando de paso la creación de un Parque en Archanda.

Bibliografia:

[1] El Campo Volantín, según Javier Ybarra y Bergé. Blog de Cesar Estornes.

[2] Víctor Chavarri. Una biografía. Eduardo J. Alonso Olea.