Bilbao-Portugalete-Las Arenas-Bilbao (II/II)

Reportaje de Jon Sánchez; e_tran.

Parte I

 

mapa de las principales líneas férreas del Gran Bilbao

Tras cruzar un puente en celosía y un corto túnel, llegamos a la estación de Sestao, en medio de una zona profundamente degradada para la cual no se han publicado planes de urbanización. Muy lejos del centro, y en lo que era la ciudad de Altos Hornos de Vizcaya: la fábrica era tan enorme que en esta zona tenía sus propias iglesias, restaurantes y alojamientos. De todo ello no queda hoy en día gran cosa. Pero a nuestra derecha vemos comenzar, al fin, lo que queda hoy en día de lo que fue la gran fábrica siderúrgica: empiezan a verse la bobinas de acero y los tractores de maniobras de la Acería Compacta de Bizkaia (ACB).

Imágenes de la línea años atrás.
Fotografía José Ignacio López Fotografía Oscar Ramos

Antiguamente, poco más adelante, el tren pasaba a escasos metros del vientre de los Altos Hornos. Era impresionante mirar a la derecha y ver los reflejos de metal al rojo tan cerca.

Hoy en día, aunque la mayoría de los hornos han sido desguazados, (cuentan los rumores que uno de ellos se llevo despiezado a China, donde sigue activo), aun queda uno, evidentemente apagado, pero que se preserva como patrimonio del pasado industrial, y con la idea de hacer algún día con el un museo del metal.

Pero nada más pasar el Alto Horno, hemos de darnos prisa y volver la vista a la izquierda antes de llegar a la estación de la Iberia: vemos un largo túnel, parte de las Antiguas instalaciones siderúrgicas, que cruza bajo el casco urbano de Sestao. El paso del tiempo prácticamente ha ocultado los raíles que, para ambos anchos, cruzaban bajo la montaña para llegar hasta el mismo corazón de la zona minera.

Fotografía Inazio Malanda Uriarte; Alto Horno “María Ángeles”

En días soleados aun se puede vislumbrar desde el tren el otro lado del túnel.

Llegamos a la estación de la Iberia, y volvemos al presente, dado que a nuestra derecha está el nuevo edificio de la ACB, y, a la izquierda, el acceso al casco urbano de Sestao. Hay que notar que el centro urbano se encuentra en lo alto de la loma que queda a nuestra izquierda, y nosotros estamos casi a nivel del mar. Para acercar el ferrocarril a la población, se han tomado dos acciones: la primera instalar a lo largo de la pendiente que va de la estación al ayuntamiento rampas mecánicas que faciliten la subida, y la segunda, llevar el metro por el corazón de la montaña, hasta la mismísima plaza del Casco.

Pero ya salimos de la Iberia y, tras pasar junto a las piscinas municipales, abandonamos Sestao, esta vez sin cruzar río ninguno, para pasar a la Noble Villa de Portugalete. A nuestra izquierda, y paralelo a nuestro recorrido, discurre un hermoso paseo que cuenta en varios puntos con restos ferroviarios como ornamento. Corresponden al antiguo ferrocarril de Galdames, construido por la Bilbao River Cantabrian Railway Company para transportar el hierro de Galdames hasta las empresas siderúrgicas de la ría, que empezó a explotarse en 1876.

Fotografías Inazio Malanda Uriarte; estación de Portugalete y entrada túneles.

Ya hemos llegado a Portugalete, y nos apeamos. La actual estación está en una curva hacia la izquierda, para entrar en los túneles que, pasando por debajo de la Basílica de Santa Maria, de estilo gótico, llevarán a Peñota, a Santurtzi y al Puerto. Pero el trazado original no tomaba esa curva, sino que seguía paralelo a la ría, por el recorrido que nosotros vamos a tomar ahora, hacia el Puente Colgante, por lo que se llama el paseo de la Canilla

Torre Salazar (Portugalete) Antigua estación de Portugalete

El primer edificio que nos encontramos de frente nada mas salir de la estación, conocido como la ‘Casa del Mar’, alberga ‘RIALIA’, el Museo del Hierro, donde se expone el fondo histórico artístico de Altos Hornos de Vizcaya. Pero nuestro camino sigue hacia el puente colgante por el paseo de la Canilla, siguiendo el trazado del PT hasta la estación de la Canilla, la antigua estación de Portugalete, hoy pintada de azul y amarillo y reutilizada como biblioteca.

Un poco más adelante, hay un pequeño muelle de donde sale el ‘gasolino’: un pequeño barco que cruza la ría, en sana competencia del puente colgante. Una experiencia recomendable, sobre todo en día soleado. Seguimos adelante, pasando junto al ayuntamiento, un edificio neoclásico que ha sido pintado con diferentes decoraciones en los últimos años, y el Palacio de Manuel Calvo, hoy en día el Gran Hotel Puente Colgante.

Puente Bizkaia; Patrimonio Industrial de la humanidad

Llegamos después de este corto paseo al Puente Bizkaia, que recientemente ha sido reconocido como Patrimonio de la Humanidad. Este puente Trasbordador, el más antiguo de cuantos aun funcionan en el mundo, fue inaugurado en 1893, tras algo más de 3 años de trabajos, bajo un diseño de Alberto de Palacio, discípulo de Gustave Eiffel, quien, cuenta la leyenda, dijo que le gustaría haber sido él mismo quien lo construyera. El puente consta de una barquilla en la que se transportan vehículos y personas, que cuelga mediante cables de unos bogies que se deslizan por carriles situados en la pasarela superior, siendo por tanto, un medio de transporte totalmente ferroviario. El puente se diseño para permitir el paso de buques de gran calado, de manera que debe coordinarse con el tráfico portuario: los barcos siempre tienen preferencia, y la barquilla solamente atraviesa el espacio entre ambas márgenes cuando no puede interferir el tráfico naval. A raíz de los fastos de su centenario, se reestructuró el armazón metálico para que pudiera convertirse en realidad uno de los sueños de su creador: convertir la pasarela superior en un gran paseo peatonal a 45 metros de altura. Un paseo que cuesta 4 euros, y que merece la pena recorrer.

Por debajo del famoso puente pueden verse todo tipo de tránsitos

Del puente colgante hay que decir que funciona ininterrumpidamente, las 24 horas del día, todos los días del año, teniendo tarifas diferentes para cada hora del día. Nosotros, lo cruzaremos (sea por la barquilla, por la pasarela, o, como recomendación, primero usando el gasolino, luego la barquilla y finalmente la pasarela), y llegaremos de esta manera a las Arenas, en el municipio de Getxo.

Vista aérea de Las Arenas. A la derecha alegoría de el hombre contra el mar en el muelle de D. Evaristo Churruca

Tras cruzar la plaza del puente echando un vistazo a sus fuentes, enfilaremos por la calle mayor buscando la estación del metro. En el punto en que dicha calle mayor confluye con Santa Ana, estaba antaño ubicada la estación termino de los Ferrocarriles suburbanos. Dicho ferrocarril venía por lo que es la actual línea de metro, para en la Plaza de la Estación (llamada por los locales del ajedrez) girar hacia la izquierda y llegar hasta este punto. Cuando más adelante la línea se prolongó hasta Plentzia, la estación mantuvo su configuración en fondo de saco, debiendo los trenes que llegaban a ella desandar lo andado para dirigirse hacia la localidad costera. Fue más adelante cuando se construyó la estación pasante en lo que a día de hoy es la plaza de la estación, una estación con bóveda curva y pasarela superior para pasar de un anden a otro. Esta estación, desgraciadamente, desapareció cuando el trazado del ferrocarril se modificó ligeramente para soterrarlo al paso de la localidad, y modificarlo ligeramente para dar lo que hoy en día es Metro Bilbao.

Seguimos pues por la calle Mayor hasta llegar a la plaza de la Estación, donde, a través de una boca acristalada, accedemos a las instalaciones de Metro Bilbao. En la estación de Areeta, tras cruzar la línea de canceladoras, nos encontramos un anden central, por el que pasan ,a cada lado, los convoys en sentidos contrarios. Nosotros cogeremos en el lado de la izquierda, el primero que pase en dirección Etxebarri.

Estación de metro Bilbao en Areeta (Las Arenas), Getxo

Según salimos del túnel, llegamos a la estación de Lamiako, ya en el término municipal de Leioa. Una zona que anteriormente estuvo degradada, pero que se revitalizó aprovechando las obras del metro. La siguiente parada, Leioa, alberga el primer aparcamiento disuasorio que se construyó en el metro de Bilbao. El mismo billete de metro (habitualmente creditrans) sirve para pagar la estancia en el aparcamiento. El problema de la parada de metro de Leioa es que está ubicada en la ribera de Axpe, a unos 2km del centro urbano, y aproximadamente a 6 de uno de las instalaciones que más gente mueve en este municipio, la Universidad del País Vasco. Es por ello que está proyectado que desde esta estación parta un tranvía que uniría el Metro con el centro poblacional y con la Universidad. En una segunda fase, el tranvía seguiría hasta el Aeropuerto, el Parque Tecnológico de Zamudio y enlazaría en esta localidad con la línea del Txorierri de Euskotren. También se plantea, desde aquí, como ya hemos mencionado antes, un puente para que el tranvía llegue hasta Urbinaga.

La Ría que mantiene su palpitar. Los astilleros, la moderna acería, etc. etc.

 

Acería compacta de Bizkaia vista desde la margen opuesta.

Saliendo de la estación de Leioa, cruzamos el río Udondo para llegar a Astrabudua, y poco después a Erandio, a la que fue la primera estación del Metro de Bilbao. Es decir, fue la primera estación de la línea original de FTS que se soterró, prestando servicio ya en su fisonomía actual (aunque con unos colores más oscuros) cuando aun eran las unidades 200 de EuskoTren las que circulaban por allí.

Estación metro bilbao (Erandio) Puente de Rontegi

Salimos del túnel y pasamos de nuevo por debajo del puente de Rontegi, en una zona donde, a nuestra derecha, podremos apreciar el paisaje industrial de la Margen Izquierda, y, a la izquierda, antes de cruzar el río Asua, podremos ver los talleres de Euskotren. Es habitual ver dentro de ellos alguna unidad 300, y También material de obras.

Entrada ramal hacia Asúa

Cruzamos pues el río, y llegamos a Lutxana. De aquí partía, originariamente, la línea del ferrocarril a Mungia, que en 1979 fue cerrada, convirtiendo esta línea en un corto ramal, que solo daba servicio a tres apeaderos en Arriaga (importante empresa siderúrgica del valle de Asua), Asua y Sangroniz (donde aun existe una marquesina compartida entre los servicios de tren y autobús), antes de llegar a Sondika, donde se enlaza con la línea del Txorierri de Euskotren.

Estación de Lutxana-Erandio (metro bilbao)

A pesar de que cuando se construyó el metro se planteo un esquema muy funcional para realizar trasbordos en esta estación, a día de hoy no existe ningún servicio de viajeros por esta línea, siendo las únicas circulaciones que pueden verse las de material: unidades 300 de Euskotren pasando de la línea al taller, y viceversa. La última vez que se vieron aquí servicios de viajeros fue con ocasión de unas obras en el túnel que bajo el monte Artxanda tiene la línea del Txorierri de Euskotren: se diseño un plan de trasbordos utilizando el metro y la hoy en día prácticamente olvidada línea entre Lutxana y Sondika.

Pero nuestra unidad 500 de metro sigue cruzando un pequeño túnel, para llegar de nuevo al término municipal de Bilbao. A la altura de Elorrieta se separa del trazado original de FTS, que seguía por la izquierda para llegar a San Inazio (hoy abandonada), Ibarrekolanda (hoy destruida por el nuevo acceso de carretera a Deusto), Deusto, Universidad, Matiko y Bilbao Aduana (hoy San Nicolás). Nosotros, sin embargo, comenzamos a bajar hacia la derecha, para llegar, ya en túnel, a la estación de metro de San Inazio, confluencia de las líneas 1 y 2 de Metro Bilbao. Estación que se construyó utilizando la técnica denominada ‘cut & cover’: se excavó un agujero en la Avenida Lehendakari Agirre (que tuvo que estar varios años cerrada al tráfico), y después se cubrió con una losa, de manera que en la parte inferior se ubicó toda la playa de vías necesaria, y en la superior pudo volver a urbanizarse la zona.

La siguiente parada a la que llegamos es Sarriko, que por su diseño novedoso (hasta los andenes, a varios metros de profundidad, llega la luz solar natural) ha ganado varios premios arquitectónicos, el más prestigioso el Brunel’s Award que le fue otorgado en 1998.

Estación de Sarriko

Después de la estación de Deusto, solo nos resta cruzar la ría para llegar de nuevo a San Mamés punto de origen. Solo un último apunte: para construir ese paso bajo la ría, no se excavó túnel, sino que se diseñaron dos grandes cajones que se inundaron y se depositaron en el lecho de la ría, para después drenarse y unirse con los túneles de ambos extremos. Por tanto, es posible saber cuando se está cruzando la ría, porque el túnel que habitualmente es de vía doble, se convierte en dos más estrechos de vía única.

Y con esto regresamos de nuevo al punto de partida de la ruta, y finaliza este pequeño viaje circular que nos ha permitido conocer buena parte del paisaje ferroviario y del pasado industrial del Gran Bilbao.

 

 

Permitidme este último inciso para manifestar que si bien el recorrido propuesto por Jon tiene punto de inicio y final en el centro intermodal de San Mamés, igual podríamos haberlo comenzado en Abando (que es donde finalizábamos nuestro tercer recorrido; De paseo por Bilbao-3, o en el Casco Viejo iniciándo desde allí otro de los recorridos propuestos, De paseo por Bilbao-2, etc, etc. Ha sido un placer Jon y esperemos pronto nos sorprendas con nuevas propuestas.

Trenak

Jon Sánchez

Joseba Barrio Ezkerra, Trenak. (fotografías)

Agradecimientos;

Inazio Malanda Uriarte,

José Ignacio López,

Oscar Ramos,

Bibliografía:

Patxi Arzamendi Berraondo

Rutas de interés Ambiental en la CAPV 6: Ferrocarriles en Bizkaia

Servicio de Publicaciones del Gobierno Vasco

Vitoria, 2004