Bilbao
Estación de Atxuri – Guggemheim – Euskalduna – Gran Vía – Plaza Circular (I/II) Parte II

 

Este recorrido lo comenzamos en la estación de Atxuri y siguiendo la línea del nuevo tranvía de Bilbao iremos viendo diferentes zonas de esta Villa; cruzaremos la ría para ir a Abando y visitar su estación, volveremos a la ribera de la Ría siguiendo la estela de lo que anteriormente fue la línea de cercanías de Renfe; “La de la margen izquierda”. Nos encontraremos con los nuevos iconos de Bilbao; el museo Guggenheim, el Palacio Euskalduna, Abandoibarra etc. Después iniciaremos el regreso por la Gran Vía bilbaína y zonas aledañas; el parque, etc. para concluir este tercer recorrido en la Plaza Circular, que es el gran nudo ferroviario de Bilbao y punto de partida de recorridos posteriores.

 

Durante este recorrido que acabamos de resumir vamos a ir haciendo mención también a los puentes ; los puentes de La Ría, esos que conectan ambas márgenes y que tanta importancia han tenido y tienen en la historia de nuestro Bilbao. Pues bien, detrás de la estación de Atxuri nos encontramos con esta moderna construcción; el puente (viaducto) de miraflores, que conecta los bilbaínos barrios de San Adrián y Santutxu. Vemos igualmente las cocheras del tranvía y el interior de la estación de Atxuri desde donde podemos ver el segundo puente del recorrido, el ya citado en el capítulo anterior puente de San Antón, símbolo de la Villa.

Puente de Miraflores y Cocheras EuskoTran

Estación de Atxuri (EuskoTren)

 

Partimos del exterior de la estación de Atxuri, final e inicio de muchas líneas de tranvía, trolebús, autobús, etc, a lo largo de los tiempos. En los alrededores de esta estación de Atxuri y en ambas márgenes de La Ría también podíamos también ver en el pasado una actividad incesante; gabarras, grúas en una actividad de carga y descarga en los trenes que se encontraban a ambas márgenes. (recordar que en la orilla opuesta a la estación de Atxuri se encontraban unos muelles del tranvía de Arratia.)

Puente e Iglesia de San Antón

Plaza de los Santos Juanes.

Iniciamos este tercer recorrido circulando por zonas que ya vimos en el final del segundo; las escuelas de Atxuri, la Plaza de los Santos Juanes, el edificio de la BBK, etc. y volvemos a encontrarnos con el puente y la iglesia de San Antón.

Siguiendo el trazado del tranvía vamos a bordear las siete calles por la calle de la Ribera que da nombre a este mercado que observáis en la fotografía de debajo, a la izquierda que pasa por ser el mayor de Europa. En esta zona, recordar, se encontraba la Plaza Vieja de Bilbao y el antiguo ayuntamiento de la Villa.

 

Allí tiene el tranvía su primera parada; Ribera, cuya estación protegen unos hermosos soportales. (en la última gran inundación que ha padecido Bilbao, el 26 de agosto de 1983, el agua llegaría a cubrir totalmente el tranvía que vemos en las imagen) El Casco Viejo, sin embargo, no solo no se ahogó con aquélla desgracia sino que salió mucho más fortalecido y hoy en día es un centro comercial de primera magnitud a nivel europeo.

El siguiente puente de los que veremos en nuestro recorrido y que comunica ambas márgenes toma precisamente también de esta ribera su nombre; Ribera. Ya hemos terminado de bordear las siete calles y continuamos circundando, junto a la Ría, el primer ensanche de Bilbao, ese que se extendía hacía la zona del Arenal. A pocos metros de éste nos encontramos el siguiente; el de La Merced. En la otra orilla se encuentra el barrio de San Francisco.

Puente de La Ribera

Puente de La Merced

Puente Colgante. En esta zona hubo antaño un puente muy pintoresco aquel puente colgante que era “el más elegante” (no confundir con el puente colgante de Vizcaya que citaremos después). Pero a la vez que se edificaban puentes eran destruidos por las sucesivos sitios, guerras, etc. a que se ha visto sometido Bilbao a lo largo de sus algo más de 700 años de historia, por lo que han cambiado mucho su fisonomía a lo largo de la historia.

Hemos dejado atrás las siete calles y seguimos, junto a la Ría en busca del Arenal en donde encontramos la segunda parada del tranvía. En este punto dispone el tranvía de una vía doble para permitir el cruzamiento de los tranvías pues en este primer tramo (desde Atxuri hasta que encuentra el muelle de Uribitarte) el tranvía solo dispone de una vía.

Ya hablamos en el recorrido anterior de esta zona como finalización de la línea de tranvía de Arratia. Hoy muchos años después las traseras de este elegante teatro sirven de parada al nuevo tranvía.

Puente del Arenal

Desde este punto obtenemos una bonita vista de la otra margen de La Ría, con la estación de la Concordia en primer plano y el puente del Arenal a la derecha, puente este que atraviesa el tranvía. Este paso es muy significativo, es el paso del Bilbao antiguo al Bilbao moderno, de Bilbao a Abando. Ese camino lo hizo también el núcleo ferroviario de la Villa que se trasladó, digamos de esa zona del Arenal, a la Plaza Circular, anteriormente conocida como Plaza de la Estación. Ese es el eje vertebrador, hoy en día, del mundo ferroviario de la capital vizcaína.

Estación intermodal Abando – Indalecio Prieto. Cristalera de la estación

Y si eso fuera poco también tiene aquí su ubicación definitiva, suponemos, la estatua de nuestro querido Don Lope. (Recordad esa “lucha” y esos cambios continuos de ubicación a que se vio sometido la estatua de nuestro fundador. Pues sí, venció Abando, aunque fue Bilbao el que hizo perdurar su nombre, aunque no en la estación paradójicamente. Cuando se construye la estación lo hace en terrenos del municipio de Abando pero, como excepción a la regla general, se hace denominar Estación de Bilbao. Sin embargo, hoy en día, muchos años después de la anexión de Abando por parte de Bilbao, la estación toma el nombre de aquél municipio.

En otras ocasiones, sin embargo, el nombre de Bilbao se apodera de lugares allende sus límites; por ejemplo el Aeropuerto de Bilbao, que se encuentra en Loiu, el puerto de Bilbao, en la desembocadura del Abra, el BEC (Bilbao Exhibition Center, la antigua feria de muestras) que, sin embargo, se encuentra en Barakaldo, etc. etc.

Y cómo no !!, el tranvía le rinde esa pleitesía con una estación que adopta el nombre de Abando muy cercana a la estación del ferrocarril de Abando. Habrá sido esa la razón y no otra la que posibilitó que el tranvía escogiera ese trazado y no otro pues podría, perfectamente, haber ocupado el espacio dejado por el comienzo de la línea de cercanías de Renfe. Bueno , hoy en día, la denominación oficial de la estación de Abando es estación intermodal Abando – Indalecio Prieto.

Indalecio Prieto fue un conocido militante socialista que albergó diversos cargos electos, tanto en esta Villa como en Madrid en donde ocupó hasta cuatro ministerios distintos en tiempos de la República. Indalecio Prieto albergó varios proyectos de modernización para esta Villa, entre ellos estaba la unificación de todas las líneas de ferrocarril que concluían en la capital vizcaína. Recordar que en el recorrido anterior llegamos a contar hasta seis. Eso no se ha logrado del todo pero, como digo unas líneas más abajo sí puede considerarse una estación central a esta de Abando. Quizás lo que se reconozca con este nombramiento sea ese “sueño” transformador para Bilbao que, sin duda, tuvo Indalecio. Comentaros que Indalecio Prieto era muy amigo de mi abuelo; Jesús Ezkerra

Estación de Abando / Playa de Vías

Esta imagen que veis arriba a la izquierda de la estación de Abando es una de las estampas con mayor sabor ferroviario que podréis observar en Bilbao. Hasta hace poco, había otros lugares también muy recomendables para cualquier amante del ferrocarril; la zona de Rekalde-Ametzola, que sin embargo ahora está casi totalmente cubierta, la zona que veremos después cercana al museo Guggemheim, etc. etc.

La Plaza Circular. A la derecha los conocidos “fosteritos” (Norman Foster fue el diseñador del Metro Bilbao) que sirven de entrada al metro.

 

Esto como ves es el auténtico corazón ferroviario de Bilbao, ferroviario y financiero. Observa la Plaza Circular. Se decía antaño que estaba rodeada de bancos.. pero en ninguno te podías sentar. Efectivamente es la City. La Banca bilbaína también cruzó el puente, La Ría, para venir a instalar sus sedes aquí, en Abando, lo que al principio no gustó, pero nada, a mucho orgulloso bilbaíno que, digamos, no le gustó ese traslado masivo.

Efectivamente es el núcleo ferroviario de Bilbao. Allí llegan las líneas de Renfe; Grandes líneas y Cercanías con tres líneas; C-1 Abando-Santurtzi, C-2 Abando-Muskiz y C-3 Abando-Orduña. Bilbao no dispone de línea regional. Cerca se encuentra la estación de La Concordia, separada pocos metros de la anterior a donde llegan las líneas de FEVE; cercanías Bilbao-Balmaseda, largo recorrido Bilbao-Santander y Bilbao-León (el recuperado tren de La Robla) así como el Transcantábrico y otras circulaciones especiales de contenido turístico. También tiene parada el metro de Bilbao (las dos líneas existentes; Etxebarri-Plentzia y Etxebarri-Sestao, con lo que hasta aquí llega, de hecho, la línea Deusto-Bilbao-Lezama, previo trasbordo en el Casco Viejo. Y también lo hace, como acabamos de ver, la línea del tranvía con lo que también se encuentra conectada, la línea Bilbao-San Sebastián-Hendaia y Bilbao-Bermeo correspondientes a euskotren. Antiguamente era conocida la estación de Abando por estación del Norte.

No te preocupes de que pasemos tan rápido por esta zona pues a este mismo punto llegaremos a la finalización de este tercer recorrido y podremos conocer la zona con mayor profundidad.

 

A la izquierda puente del Ayuntamiento y calle Buenos Aires. Arriba Plaza de Venezuela por donde gira el tranvía en busca de los muelles de Uribitarte.

Descendemos ahora por la calle Buenos Aires, pero en vez de seguir su camino hasta el Ayuntamiento de Bilbao nos desviamos a la izquierda en la Plaza de Venezuela para volver otra vez al margen de la Ría, pero a la margen izquierda en este caso.

Arriba: Ayuntamiento de Bilbao. Derecha: Edificio Aznar (naviera)

Observamos al otro lado ahora de la Ría el edificio del Ayuntamiento de Bilbao y el Paseo del Campo Volantín (desde donde comenzamos el primer recorrido) En la fotografía de la derecha el Edificio de la Naviera Aznar, (hoy también edificio del Ayuntamiento de Bilbao), que como podéis ver claramente imita a la proa de un barco que mira a La Ría en muestra de agradecimiento, sin duda.

Un poco después de traspasarlo tenemos de nuevo contacto con La Ría, el tranvía llega a una nueva estación; la estación Pío Baroja, punto desde el que el tranvía dispone, hasta su finalización, de doble vía.

Pío Baroja no necesita tampoco muchas presentaciones. Era un literato colosal. Un Nobel sin premio. A mi entender no tuvo excesiva relación con Bilbao (ni con Bilbao ni con ningún otro lugar debido a su carácter independiente de todo y de todos.., aunque si debemos recordarle en algún lugar que sea su caserío Iltzea en Bera de Bidasoa), pero si resaltó eso que comentamos en otro de estos recorridos; Bilbao y su Puerto eran un todo uno, es decir, el puerto estaba en el mismo centro de Bilbao, a diferencia de otras zonas portuarias del mundo en donde, al igual que pasa hoy en día en Bilbao, el Puerto se encuentra bastante alejado del núcleo poblacional. Aquí tiene don Pío su estación… donde estaba el puerto (imagen de debajo).

Pasamos cerca del siguiente puente de los que surcan La Ría; el Puente del Ayuntamiento. Todavía se ven las torres desde donde se hacían las maniobras de subida del Puente. Si en un principio los puentes de La Ría eran levadizos, conforme pasaba el tiempo los barcos penetraban menos terreno en la Ría por lo que esos puentes iban perdiendo la condición de levadizos y sus respectivas maquinarias se iban clausurando.

Igualmente, conforme iban apareciendo más puentes un servicio muy conocido en las márgenes de la Ría como eran los botes, iban desapareciendo. Todavía perviven, en un número mucho menor que antes en localidades como Erandio y Portugalete.

Transcurrimos por donde hace no ha muchos años discurría las líneas de cercanías Renfe de la margen izquierda; C-1 y C-2 descritas anteriormente. Todos estos muelles junto a la Ría, desde San Antón hasta su desembocadura diría yo, eran fieles testigos de una industria que miraba hacia ella. Fue precisamente el colapso de muchas de esas industrias lo que propició que estos márgenes fueran degradándose. Hubo que buscar, y encontrar, algo que sirviera de revulsivo para la recuperación de toda La Ría que se había convertido casi en un absoluto desierto industrial. Renovar la industria y regenerar la Ría fueron los objetivos.

Pasarela Zubizuri y estación de Uribitarte.

La siguiente estación, lleva el nombre de Uribitarte (entre ciudades, hiri-bitarte) que fue una isla hasta que esa zona de la ría fuera canalizada. Allí mismo se encuentra otro de los símbolos del nuevo Bilbao; la pasarela zubizuri, de Calatrava y junto a esta bella pasarela dos torres que serán otra seña de identidad de esta parte de Bilbao; las torres de Isozaki, que dirige este otro prestigioso arquitecto japonés. (en estos terrenos se encontraba anteriormente el depósito franco del Puerto de Bilbao)

Torres de Isozaki Ascensor de Mazarredo

 

Esta zona por la que transitamos es una de las zonas ganadas por este nuevo Bilbao, es hoy en día un paseo muy concurrido que nos conduce a zonas tan visitadas como el museo Guggenheim, Palacio de Euskalduna, etc.

Paseo de Uribitarte

Puente de La Salve

 

Un poco más adelante ya abandonamos el borde de la Ría para atravesar otro de los “puentes de la Ría” el puente de La Salve. (Recordad que el nombre de La Salve le viene a esta zona aledaña a la Ría pues desde allí era el último lugar desde el que se podía ver la Basílica de Begoña, si vamos en dirección a la desembocadura de La Ría. Desde allí se le rezaba “la amatxu”, como vimos en el primer recorrido, para solicitarle protección antes del viaje, o una vez realizado el mismo en forma de agradecimiento).

A la izquierda Plaza de La Salve. A la derecha vista del Campo Volantín (a la izquierda) y Paseo de Uribitarte (a la derecha)

Ese puente de La Salve, comunica ahora también Bilbao con el valle del Txorierri mediante un túnel, túnel que desde hace más de un siglo estuvo en mente de los gestores de la Villa. Hoy en día en poco más de 10 minutos podemos llegar desde el centro de Bilbao hasta el aeropuerto de Loiu.

Y llegamos al museo Guggenheim, que se ha convertido en el icono del nuevo Bilbao en el exterior. Puppy, el fiel terrier de 12 metros cubierto de flores que cambian según la estación del año en la que nos encontremos, cuida del emblemático edificio.

Otra nueva proa rumbo al mar. A la derecha la araña Maman.. ¿¿O es nuestra ikurrina que ha decidido también modernizarse??

 

Tras atravesar ese puente y sus ramales llegamos a la estación Guggemhein en donde encontramos una zona, todavía en renovación, que ya va perfilando su nuevo y remozado aspecto. En sus alrededores se está construyendo el que será el edificio más alto de Bilbao, la torre Pelli.

 

No hace mucho tiempo, sin embargo, esta explanada junto al Museo Guggemheim tenía , como os decía antes,un sabor mucho más ferroviario. Existía una estación de contenedores con bastante tráfico. En la imagen unas 269 con el Palacio Euskalduna al fondo.

fotografía cortesía Oscar Ramos.

A partir de aquí es donde, según cual sean las preferencias de tu visita, podrías apearte del tranvía y continuar tu visita a pie. En cualquier caso, sea ya a pie o todavía en tranvía lo que vas a ver en ese agradable paseo en primer lugar es el nuevo nexo de unión de ambas márgenes de la Ría; la pasarela del Padre Arrupe, que conecta esta zona de AbandoIbarra con la conocida Universidad de Deusto.

Pedro Arrupe es un bilbaíno que ocupó diversos cargos en la “Companía de Jesús”, los jesuítas, en donde su pensamiento influyó de manera considerable. Llegó a ser su superior general, e influyo de una manera notable en el rumbo de dicha Compañía.

 

Seguimos transitando por esta recuperada zona de Bilbao, en lo que se nos antoja un paseo idílico salpicado de modernas esculturas en el conocido como Paseo de la Memoria con esculturas de Txillida, Lüpertz, Willian Tucker, etc. etc.

El siguiente puente que observamos en nuestro recorrido es el conocido como Puente de Deusto, que une este barrio de Bilbao, antaño municipio independiente, con AbandoIbarra. Decíamos antes que los puentes iban perdiendo la condición de levadizos, no así este cuya maquinaria permite hoy en día, y en los grandes acontecimientos, izarlo. Es precisamente AbandoIbarra el nombre de la siguiente estación del tranvía.

Puente de Deusto

Estación de AbandoIbarra

Ya vemos al fondo el Palacio de Euskalduna, que lleva el nombre de lo que fuera otra de las industrias carismáticas de Bilbao; los astilleros de Euskalduna. Hoy el Palacio acoge infinidad de acontecimientos en la capital vizcaína, desde todo tipo de congresos, mítines políticos, hasta representaciones de Ópera o asambleas de accionistas, vamos.. un multiusos absoluto. El Palacio también pretende evocar el puente de un barco.

Hotel Sheraton y composición “sitios y lugares” Ángel Garraza.

Palacio de Euskalduna

 

Junto al museo, cruzando por debajo del puente de euskalduna, el último ya de los que se encuentra en el municipio de Bilbao, nos encontramos con el museo marítimo, otro de los sitios muy recomendables de visitar.. Debajo una fotografía de la grúa “Carola”, todo un símbolo del Museo Marítimo. A la derecha draga titán (*) , muy habitual en La Ría pues esta tiene que ser dragada con regularidad para evitar o paliar los efectos de las crecidas de agua de la Ría, producidas durante los conocidos “aguaduchus” frecuentes desde siempre en los pueblos de La Ría.

 

Museo Marítimo de Bilbao

(*) La Draga que observáis en la fotografía de arriba a la derecha es la conocida como “titán”, o mejor dicho era pues con fecha reciente (noviembre de 2006) ha sido retirada y enviada al desguace.

Parte II